Mariposas


Mirando por la ventana del bus como la muchedumbre kilómetros antes de llegar al estadio nos acoge con cánticos y lanzamientos de besos, puedo escuchar “Simaaaao, Simaaaao” da igual que juguemos fuera, son respetuosos estos indios. Con Nico VélezSin darme cuanta me he quedado el último junto a mi inseparable compañero Nico mientras mirábamos embobados el ambiente, han bajado todos, estábamos distraídos, “ya no podemos distraernos más, la guerra empieza”, le digo. Estadio de criquet enorme, adaptado para jugar al fútbol, en la ciudad con mayor afición en la India junto a Goa y Calcuta capacidad para 60.000 espectadores y se prevé lleno.

Llego al vestuario, empiezan los rituales y manías de cada uno. El mío, buscar la comodidad, evitar al compañero nervioso y charlar con algúno tranquilo para consumir minutos, salir de la claustrofobia que provoca el vestuario, ir a ver el césped, entrar con el tiempo justo para cambiarme, amarrarme bien las botas, hacer unos ejercicios previos de movilización para activar las articulaciones y salir a calentar. Al salir me encuentro con Marchena, hablo un rato, es el Marquee Player del otro equipo, el Kerala Blaster, un campeón mundialno podrá jugar por problemas de espalda.

Afición Kerala BlasterEl calentamiento es una pelea constante en mi interior para concentrarme, entrar en contacto con el balón y mis bonitas botas negras, familiarizarme con el césped, sentir mi grado físico con el que he llegado, mentalizarme de pedir la pelota pese al fallo, analizar a mis compañeros, mirar de reojo al otro equipo…Es el momento de sacar las dudas de la cabeza y coger confianza.

Entro en el vestuario, consigo llegar como me gusta, sin sudar en exceso, tranquilo pero concentrado en el partido. Siempre me han dicho: “Al calentar tienes que sudar la gota gorda”. Eso lo he cambiado por llegar preparado mentalmente sin tener que hacer excesivos esfuerzos en el calentamiento, ahorro energía para usarla posteriormente, la gota gorda me la guardo para después. Quedan 20 interminables minutos para empezar pero el partido ya ha comenzado en el interior de cada uno. El estadio tiembla de la multitud de indios que quieren ver espectáculo. Una vez todo controlado en mi cabeza, abro mi campo de vista y empiezo a mirar hacia el exterior, a mis compañeros. Las caras serias de mis compañeros me hablan, sé lo que piensan, el nerviosismo se percibe en el ambiente, algunos dicen frases en voz alta pero realmente van dirigidas para ellos mismos para automotivarse. Intento transmitir mi tranquilidad, mi serenidad, dar confianza a cada jugador que sale de inicio sobre todo al nervioso que en principio evitaba, recordando sus fuertes y recordando los del contrario, la forma de presionar, buscar mis aliados en ataque para tener un par de movimientos mecánicos. Puedo intuir con los años quien está fuera del partido o quién está realmente concentrado. Al rezagado lo intento subir al tren antes de que sea tarde, a veces la colleja es la mejor opción.

Mis nervios los consigo usar a mi favor. Con el paso del tiempo han pasado de nervios afilados que me hacían pasarlo realmente mal a mariposas cosquilleantes que me hacen disfrutar de ellos, haciéndome sentir vivo, lo que le llamo la metamorfosis de cuchillos a mariposas. Los pitidos iniciales también han cambiado. Antes, ese pitido, me suponía uno más de entre otros muchos durante un partido, ahora los tomo como una cuenta atrás, sabiendo que cada partido que juego es uno menos en mi vida, me hace ser más decidido y valiente en mis acciones. Simao anima a todos comiéndose por dentro de la impotencia por no poder jugar, ya le queda menos. Últimas palabras del mister y grito de guerra, “¡¡Dadlo todo!! ¡¡Coméroslos!! AAAuuuu”.

Salimos del vestuario, arrancan las parafernalias que hacen de esta liga un espectáculo para el espectador pero que a los jugadores intentan sacarnos del partido. Tu partido ya ha empezado Bruno, concéntrate. El equipo contrario nos espera en el pasillo del túnel, tenemos que salir en fila. Comienza las peleas de miradas y la competición de haber quién da la mano más fuerte, algunos se empeñan en ellas, me encantan, son divertidas. Normalmente el que da la mano más fuerte es el tuercebotas, es su única arma, la intimidación. El lateral derecho me destroza la mano, te has descubierto amigo. Le digo a Nico, mi delantero, al oído: “busca a ese, por ahí tenemos que atacar”. 

Pasillo de bengalasSalimos al campo por un pasillo de bengalas, tengo al cámara enfocando a dos metros, me puedo ver en el marcador del estadio, salgo guapo, a mi madre le encantaría. Miro a la grada. ¡¡Qué de indios por favor!!. Nos ponemos en fila mirando al público mientras suena el himno nacional de India, acaba ya por favor.
Por fin acaba. Foto oficial, no me han dejado sitio abajo, mamones, me ha tocado con los grandes, me pongo de puntillas. Nos colocamos en el campo, últimos gestos de calentamiento mientras los capitanes eligen campo. Cambio de campo, joder, que empiece ya. Parece que alguien está manipulando esto para que no empiece. Nos recolocamos, los porteros se dan la carrera más larga de su particular partido de portería a portería dándole la mano a todo compañero con el que se cruzan. Sacamos nosotros, voy a tocar la pelota rápido, “amigo, hoy nos lo vamos a pasar bien juntos”. Mis mariposas no paran de moverse, tienen ganas de jugar, ganas de volar. Por fin el árbitro se prepara, pito en boca, levanta el brazo. PPPIIIIIIIII.

IMG_5705

5 comentarios en “Mariposas

  1. Jaime Contreras

    Me has hecho vivir el momento y las sensaciones,picha!!!,a mi….,que me he tirado toda la vida juando al futbol,jejejeje!!!!.un besote enooooorme,todo un descubrimiento tu faceta escritora.A cuidarse

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s