Welcome to India

Templo

Después de haber estado 21 días en Durban metiéndole caña a las piernas para estar a tope para la ISL y habiéndola despedido, es hora de darle las buenas nuevas a la India tras día y medio de vuelos agotadores. Este año cambio de equipo y ciudad, paso de la capital, Nueva Delhi, con el Delhis Dynamos, a Guwahati ciudad del estado de Siam con el Northeast United.

Nueva Delhi es la ciudad de Mahatma Gandhi, la capital de este inmenso país, tiene alrededor de 20 millones de habitantes más los que haya escondidos debajo de las piedras. Es una ciudad donde te maravillará la convivencia de diferentes religiones, el Templo de Loto, La fortaleza Roja, la presencia de Gandhi con imágenes allá donde vayas, el barrio viejo con un laberinto de callejones, el mayor mercado de especias del mundo con su olor penetrante que te produce estornudos, sus templos monumentales repletos de oro y riquezas, además en su estado se haya una de las maravillas del mundo, “El Tag Mahal”, es eso, una autentica maravilla. Es una ciudad sucia y poco organizada, imagínate que te pusieran una fina tela beige por encima de los ojos y miraras a través de ella, tu vista se tiñe del color de la tela, todo lo ves con un tono amarronado tirando a grisáceo, sus habitantes conviven con la mugre. PobrezaLa pobreza está muy presente, puedes observar familias enteras viviendo en la calle, durmiendo en el suelo, “aseándose” y lavándose sus ropas en los ríos, comiendo de lo que consigan el día a día. Puedes apreciar contrastes de pobreza-riqueza que te hacen tener debates morales internos. De la nada puedes encontrar un centro comercial de lujo, un estadio de fútbol a la última o hoteles de ensueño donde en sus exteriores observas personas viviendo en la miseria. Tráfico en DelhiEl tráfico de la ciudad es exageradamente agobiante, no tienen normas de circulación alguna, se guían por el sonido del claxon (tienen un lenguaje según el número de pitos) así que imagínate el estrés de escuchar a 20 millones de habitantes tocando el claxon repetidamente, es de las tareas a superar una vez pisas esta tierra, cambiar de sintonía una vez montas en un coche o en un “tuk tuk”, si no los consigues búscate un psicólogo.
En este país las vacas andan a sus anchas ya que son sagradas, los indios creen que cada una de las vacas es la reencarnación de uno de sus Dioses, así que si una vaca se encuentra en medio de la carretera pues los coches la rodean y no pasa nada, kilómetros de tráfico pero poco más.

Llego a Guwahati, situada en un estado al Nordeste del país, un saliente del mapa indio que se adentra en tierras nepalíes, bangladesas, birmanas y chinas. En el paisaje predominan los verdes bosques frondosos, las charcas con vegetación flotante y las construcciones de caña de bambú, diría que es más parecido a Tailandia que a la India, de hecho, sus habitantes no tienen los mismos rasgos indios, son más achinados, con caras redondas y sonrientes. Vivo en un muy buen hotel, aislado de la vida real india, construido en medio de la vegetación y pequeñas cabañas, muchas hechas de bambú.

 Dormimos en habitaciones individuales por jugador, tenemos gimnasio, piscina y un buffet asiático con infinidad de sabores para echarte a llorar. La ciudad la tengo a mas de 20 kilómetros pero me han dicho que no espere mucho de esta ciudad, estoy seguro que encuentro cosas interesantes. Estoy bastante cerca de Bután, país que miden la riqueza por la felicidad y paz interior aparte de poseer paisajes impresionantes, un destino que lo tengo entre ceja y ceja pero la densidad de partidos en el calendario una vez empiece la liga me lo van a poner complicado.

Entrenamos en un buen campo que pocos clubes de los que he estado en España lo tienen como campo de entrenamiento, con temperaturas y una humedad que hacen sudar dejando la camiseta y las calzonas empapadas, hay que hidratarse muy bien para contrarrestar esto. El estadio es un buen estadio que en España tendría una capacidad para no más de 20.000 personas pero como aquí no tienen asientos y a los indios le gusta la cercanía y el contacto caben rondando 40.000. Hoy mientras entrenábamos se ha animado una vaca, se ha metido en el campo y se ha quedado liada en la red de la portería. El año pasado se encontraron un tigre merodeando por el estadio, sí, un tigre, no es coña . ¡¡Esto es la India señores!! ¡¡Welcome to India!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s